martes, 29 de agosto de 2017

Lacoru te es así (23).


Me he encontrado esto en un rastro de Lacoru y he corrido a la tienda de objetos religiosos en busca de más, pero no conocían estas tarjetas. Además me he acordado de esta foto que hice hace un montón de años:


Se ve que toda protección es poca. En fin, que Santa Lucía nos conserve la vista.

sábado, 22 de julio de 2017

La clave.

 No se puede ser más rancio: en la época de youtubers, en la era dorada de las series de televisión...  me engancho a La Clave.



















jueves, 13 de julio de 2017

Lacou te es así (22).

Más logos feonitos: 








Una versión gastropunk del logo de los Ramones (Arturo Vega), a su vez inspirado en el sello presidencial de los Estados Unidos.

sábado, 17 de junio de 2017

Pues no despertaron del todo.


Al final parece que se han quedado a medio camino: los mismos mensajes apocalípticos pero con una estética muy suavizada que no encaja mucho.  

Véase la mano y el planeta ahora
y antes del lavado de cara (el gif es mío). 




viernes, 7 de abril de 2017

Lacoru te es así. Siempre.

Polé-micas en Lacoru. El cartel del Entroido y el de la Semana Santa. Paso de poner enlaces. Quien los quiera que los busque. Eso sí, los autores son Jose María de Urda y Alberto Guitián. Al césar lo que es del césar y a dios lo que es de dios (las minúsculas con cosa mía). 

miércoles, 5 de abril de 2017

¡Despertaron!


Parece que no fui el único que lamentó el cambio estético de los panfletos y han retomado el mesianismo gráfico. Bien.

jueves, 16 de febrero de 2017

Senectud, divino tesoro.

Qué emocionante será nuestra vejez. Demostraremos que empezamos a chochear compartiendo al tuntún algo impublicable.
Quizá una foto, un vídeo o un mensaje que reactive con cosquillas eléctricas nuestros recuerdos borrosos. Quizá una contraseña. Quizá un secreto, ese secreto, el secreto.
Nuestros seres queridos dejarán de querernos e intentarán impedirnos por todos los medios que accedamos a la Red,  que los trapos sucios se sigan lavando en casa, minimizar los daños… pero todo será en vano.
Nuestras pequeñas revueltas impúdicas sentarán jurisprudencia. Las altas instancias discutirán sobre la propiedad de los recuerdos, los daños colaterales de los sentimientos, las medidas represivas aplicables.  
Intervendrán doctores, peritos y jueces que nos obligarán a portar inhibidores de conexión.
Buscaremos la forma de compartir sensaciones fuertes. Florecerá un mercado negro de antenas y enchufes que arrasará los límites de lo público y lo privado, lo sensato y lo dañino, el silencio y el oprobio.
El número de personas que preferirían vernos muertos medirá el valor de nuestro silencio, nuestro valor. Alguien pondrá precio a nuestra cabeza, pero será imposible localizar y borrar todos nuestros archivos. Sembraremos el futuro con minas de datos.
Ni siquiera nuestra muerte permitirá suspiros de alivio porque atacaremos desde el más allá, joderemos a quien creamos que lo merece, airearemos vergüenzas, haremos daño.
Nuestras telarañas de servidores exóticos, avatares vengadores y tareas programadas llenarán la existencia de nuestro prójimo de inquietud. Crearemos un nuevo tipo de vértigo. Todos desconfiaremos aún más y nadie volverá a sentirse a salvo.

Mucho de lo que digamos será mentira, eso no cambiará. Pondremos en marcha la Era de la Sospecha. 

lunes, 6 de febrero de 2017

Drogas a la hora de la merienda (15).


Shirley Temple en la película  

Si su imagen pública les resulta tan inquietante como a mí quizá quieran ver esto, tan breve como ilustrativo.
Aviso: es escalofriante. 

jueves, 19 de enero de 2017

El caballero irritante irritado.


Berthold Woltze 
(Havelberg 1829-1896 Weimar).